Una noche en la Michelena

Les han gustado los vídeos espero que sí, y que se hayan mastur¬
bado viendo a la nalgona, que manera de mamar de esa hija de puta,
yo lo hice y terminé sobre el monitor. Pero como no es suficiente para
mí salí a la calle a buscar una puta parecida a la del video.
En taxi recorrí toda La Mariscal, el centro y nada, no me lo van a creer
pero en las noches encuentras más travestís que mujeres.
Y esa noche tenía ganas de una buena chuchita (vagina), un travestí
me lo tiro cualquier otra noche.
A punto de darme por vencido, le pregunte al quinto taxista de esa
noche si sabía dónde encontrar una
puta “90-60-revienta”, lo pensó unos minutos y con un aire de seriedad
me dice:
-en la Michelena, allá hay lo que usted quiera, maricones, colombianas
algunas ex modelos en su país, hasta nenas que parecen menores
de edad.
-Ya pues, que esperamos, conteste ansioso.
A eso de las once y media de la noche llegamos al Pintado, desde
la Av. Mariscal Sucre dimos vuelta hacia la Michelena, lentamente
repase la fauna local, travestís mejores que los que vi en La Mariscal,
en el sentido de que parecían verdaderas mujeres con unos tragos
encima cualquiera se confundiría, hembras de todos los sabores
negras, blancas, rubias, tetonas, en efecto algunas parecían menores.
Nos paramos frente al Bingo “La Michelena” y una nena preciosa con
una mini que más parecía un cinturón ancho, se acercó al taxi del lado
en que venía yo.
-Que buscas papito – dijo con un evidente acento colombiano – no te
gusto yo, y acto seguido me enseña
una teta.
Su pecho era chico pero suficiente para sujetarse, su pezón rosado y
largo como para morder y chuparlo toda la noche.
-Acércate mija, ave maría pué – le conteste burlándome de su forma
de hablar.
Me contó que su nombre era Ingrid, que tenía diecinueve recién
cumplidos, que apenas llevaba tres días en el país, que hacia oral,
anal, y por un poco más de plata striptease y orgias.
Les digo la verdad, esa nena no tenía ni dieciséis, y en ese momento
no quería tener problemas así que le dije:
-Nena estas buena pero no eres lo que busco, consígueme una así y
te doy una comisión – saque mi celular y le mostré el video.
Ya sé, que piensan que soy un infeliz por mostrarle el video a la nena,
pero estoy seguro que ella ya ha visto cosas peores.-Ya no va a volver le dije al taxista.
Ya habíamos recorrido una cuadra cuando oímos un ruidoso silbido.
La nena llego corriendo traía de la mano a quien presento como Luz.
Luz se sentó a mi lado y a diferencia de Ingrid no coqueteaba, tenía
una sonrisa muerta en el rostro y casi no hablaba.
Cincuenta por el momento y doscientos por la noche, es que somos
chicas triple a -dijo la nena- demostrando sus dotes de negociante.
Dude de Luz porque se veía que yo no le caía bien, le hable al oído y
le prometí que la llevaría a un buen hotel y que ahí podría comer algo
y bañarse.
Y así Luz le hizo honor a su nombre porque su rostro se ilumino.
Le di ciento veinte dólares a La Nena (incluía una propina) lo demás
se lo daría a Luz finalizada la faena. Nos despedimos de la nena, y
abrazado de Luz tomamos rumbo hacia el mejor hotel de la zona.
Mi palabra vale oro, así que le cumplí. Luz se sirvió lo que quiso, claro
después tendrá que comerme la verga y otras cosas.
No hace falta recalcar que es el dinero mejor gastado en toda mi puta
vida. Le hice y me hizo de todo, a mis cuarenta aún no he necesitado
de la pastillita azul. Solo me tomo un tiempo para descansar y listo,
conseguí darle cinco veces.
Dos por delante, una oral y claro ella agradecida se tragó mi leche
(léase la tome por el cabello y se la metí hasta el fondo de la garganta
hasta que el semen le salió por la nariz) y las dos últimas por el culo,
que por cierto lo tenía bastante apretado no me quiso decir pero
estoy seguro que no lo había entregado hasta esa noche.
Cada embestida le hacia dar unos chillidos bastantes molestos, asi
que le metí mi boxer en la boca mientras su pobre culito le quedaba
como el arco de barcelona y todo esto acompañado por rudos golpes
de mi mano derecha en sus nalgas mientras con la izquierda sujetaba
fuertemente mi cinturon atado a su cuello.
-Ellas ya están curtidas, -pensé- han formado una armadura a su alrededor
y no lo toman personal.
Al terminar igual estaba abrazada a mí.-El cuarto esta pagado hasta mediodía le dije, mientras me vestía, ella
desnuda dormía acostada boca abajo ofreciéndome esas magnificas
nalgas que bese para despedirme.
-Me quedo a descansar, recién son las ocho y esta cama está de, li, ci,
o, sa -respondió algo adormilada.
¿Tienes un número a donde pueda llamarte?, le pregunte mientras
ella se estiraba cuan larga era.
-Si “papi”, apunta cero nueve cuarenta y cinco nove….
Las colombianas tienen un no sé qué, un embrujo, un halo misterioso,
mientras ella me dictaba el número mis ojos la veían como una
diosa, una mujer con gestos de niña, dulce y a la vez tan sensual y
provocadora, las colombiana son únicas.
Le pague y me despedí otra vez, besando su precioso trasero.
Unas semanas después la llame pero el numero ya no servía, volví a
La Michelena a buscar a la nena y a Luz pero ya no las encontré, pregunte
aquí y allá pero ni los taxistas pudieron decirme algo.
Hasta un día que revisando unos periódicos encontré una nota que
decía:
“OPERATIVO: En la Michelena deja al descubierto red de trata de
blancas”
Aparte de la nota en sí, había una fotografía de los detenidos
entre ellos las dos chicas. Fui a la policía judicial, quería ayudarles
(conducta impensable en mí), pagar una fianza, llevarles algo que
pudieran necesitar pero me enteré que las habían deportado el día
siguiente del operativo.
Dedique todos los viernes por más de un mes a buscarlas por toda la
ciudad pero fue inútil y acabe rindiéndome, y aun espero verlas por
ahí vendiendo su amor a ridículos hombres como yo.
Quisiera tener la armadura que ellas tienen, para no sentirme así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s